Posteado por: Ignacio Martín Granados | 20 septiembre 2011

¿Como será la campaña electoral del 20N?

Quedan justo dos meses para las elecciones generales del #20N y los partidos políticos, medios de comunicación y simpatizantes ya están sumergidos en plena actividad de precampaña electoral desde que se anunciara la fecha oficial de los comicios.

Mucho se está empezando a escribir sobre los candidatos, sus propuestas, cómo solucionar la crisis en la que nos encontramos, qué sucederá a partir del 21 de noviembre, etcétera. Sin embargo, a mi me gustaría hacer un ejercicio de reflexión sobre los factores a tener en cuenta de cara al 20N y lo que puede aportar esta campaña electoral a la comunicación política, que estrategias electorales y de marketing político nos vamos a encontrar, el uso e innovación en las redes sociales, etcétera.

 

En primer lugar, analizar cómo están planteando sus estrategias los partidos con dos líneas fundamentales. El PSOE busca desesperadamente recortar la diferencia que le atribuyen las encuestas y alejarse de los que pueden ser los peores resultados de su historia, y el Partido Popular no cometer errores ante una más que evidente victoria. Por tanto, dos planteamientos diferentes. Utilizando un símil futbolístico, el partido del actual gobierno debe salir a por todas, debe ser quien arriesgue en un planteamiento ofensivo ya que parte con desventaja (es el partido de vuelta y el de ida lo perdió por 5 a 0). Mientras que el partido alternativa de gobierno no quiere cometer errores y defender su  ventaja, y si puede, meter otro gol al contraataque.

Así, el PSOE centrará su campaña en el candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba. El candidato por encima de la marca socialista, muy debilitada, tratando de romper cualquier relación con el Presidente del Gobierno (como hemos podido ver en su video de precampaña: muy centrado en caracterizar al candidato, reforzar su imagen, positivismo y ni rastro del logo del PSOE, sólo colores corporativos). En la comparación frente a Rajoy, Rubalcaba le gana en todas las valoraciones del CIS (confianza, eficacia, diálogo, capacidad de negociación, honestidad, visión de futuro, entendimiento de los problemas de España e incluso es el preferido para ser Presidente del Gobierno), por lo que tratará de enfocar sus mensajes hacia una estrategia de contraste entre ambos.

Su campaña será a imagen y semejanza suya, esto es, muy cercana, sin grandes mítines y serena. Tratará de sacar partido de su buena imagen y credibilidad, su constancia y trabajo frente a la inacción de Rajoy, su inteligencia y capacidad de gestión, su pedagogía explicando sus propuestas frente a la ausencia de las mismas por parte de su oponente. Buscará movilizar al electorado socialista, no perder excesivamente al votante de centro y hacer  guiños al movimiento 15M (como el recientemente aprobado impuesto sobre el patrimonio de las grandes fortunas) intentando convencerles de que el recorte de derechos sociales y económicos sería más agudo si gobierna el PP y el PSOE es el abanderado del Estado de Bienestar.

Así, lo que hemos visto hasta ahora de su campaña concuerda con esta línea. El perfil bajo del Presidente del Gobierno, omnipresencia de Rubalcaba, los “Diálogos con Rubalcaba” o foros de análisis con el empleo como tema transversal (“Empleo y autónomos”; “Emprendedores, Universidad y Educación: educación para el empleo” y “Medio ambiente y desarrollo sostenible: nuevos empleos”) y la Conferencia Política que se celebrará el próximo fin de semana que sentará las bases de su programa que parece girará entorno al empleo, la fiscalidad, austeridad en la Administración y las libertades públicas.

Y sobre todo aportar optimismo a un partido y votante desilusionado que, según auguran las encuestas, asume la derrota sin salir a jugar el encuentro (y es lo peor que le puede pasar a un partido, creer que todo está perdido) y que asiste a la desbandada de quienes tienen refugio en su anterior carrera profesional y, por otra parte, los movimientos para asegurarse un puesto en la lista de otros; por no hablar de la desorientación o incoherencia  programática de las últimas actuaciones gubernamentales, la fractura interna, o la bicefalia o liderazgo provisional de Rubalcaba. De todo ello dependerá que el 21 de noviembre hablemos de derrota dulce o humillante.

Respecto al Partido Popular, ya he mencionado que mantendrá una estrategia  de perfil bajo, con el fin de no movilizar al electorado de izquierdas, sabiendo que su suelo electoral es muy fiel. Para ello, intentarán rehuir el combate cuerpo a cuerpo y difícilmente se les escuchará una declaración altisonante respecto a  su programa de gobierno. Nada de asustar al electorado moderado y de izquierdas, sino todo lo contrario, reforzar su imagen de partido de centro y moderado. Intentará evitar los errores no forzados y para ello rehuirá el combate cuerpo a cuerpo con Rubalcaba, ignorándole todo lo posible.

Están trabajando la imagen de cercanía de Rajoy y se nota que tenían una estrategia preparada ya con mucha antelación. De hecho las consecuencias de la crisis las llevamos sufriendo prácticamente desde el inicio de legislatura y desde entonces ya trazaron una estrategia en la que vislumbraban la caída del PSOE por su propio peso y ellos debían limitarse a no cometer errores preparando a su líder para llevarle en paseo triunfal a la Moncloa sin despeinarse. Lo que hemos comprobado hasta este momento nos ratifica en esta idea. La presentación de su libro autobiográfico, precisamente ahora, quiere trasladar una imagen de cercanía de Mariano Rajoy, su lado amable, y un acto de presentación diseñado para sacar músculo político, mandar un mensaje de fuerza y unidad del partido frente a su líder, de caballo ganador. Por otra parte, el eslogan elegido para la precampaña (“Empieza el cambio”), aunque poco original, quiere ser premonitorio de lo que va  a suceder y ahonda en la idea de la necesidad de cambio y busca la identificación de Rubalcaba con el final del zapaterismo y del felipismo.

Respecto a los actos de campaña, jugarán a lo seguro: simbólicos y grandes actos que arropen al candidato y foros sectoriales durante todo el mes de septiembre (empleo y políticas sociales; PYMES y autónomos; reforma del sector público; y educación) que acerquen más al candidato y sean preparatorios de su programa electoral que cerrará previsiblemente el primer fin de semana de octubre. Su mensaje se basará en un discurso muy económico, mencionando los cinco millones de parados existentes siempre que pueda y ofreciendo seguridad, huyendo de la polémica evitando dar demasiados detalles de sus propuestas y políticas impopulares para evitar lo que le sucedió a David Cameron que desperdició su ventaja frente a Gordon Brown al movilizar al votante laborista por las medidas que anunció acometería.

En definitiva, una campaña de perfil bajo en el que la tranquilidad y la confianza es su máxima. De hecho confían tanto en la coyuntura actual que han llegado a afirmar que “puede que Rubalcaba gane la campaña, pero perderá sin duda en las urnas”.

En cuanto al liderazgo y la imagen de los candidatos nos encontramos también con dos maneras diferentes de ejercerlo y de percepción pública. Frente a un Rubalcaba del que nadie duda de sus hábiles dotes oratorias, de gestión y negociadoras, Rajoy siempre ha despertado dudas y ha ejercido de buen gallego, sin implicarse, esperando a que las cosas se solucionaran solas. Como dice Gutiérrez Rubí, un liderazgo sin carisma, pero práctico y simple, más efectivo que atractivo que puede resultar atrayente para una sociedad preocupada. Tras ocho años del verbo fácil, simpático y a veces imprudente de Zapatero, es el momento de un liderazgo más rudo. O como dice, Iñaki Gabilondo, todo se trata de una cuestión de tiempo, en el que el cargo dote de carisma al personaje.

Por otro lado, parece que estás serán las elecciones definitivas de la consagración de las redes sociales. Aunque una cosa es tener presencia y otra el uso que se haga de ellas buscando la conversación con los ciudadanos, el debate e intercambio de ideas, una comunicación sincera, etc.

Hasta ahora hemos visto dos de los frentes abiertos: los videos electorales y Twitter. Quien golpeó primero fue Rubalcaba con un vídeo, como hemos comentado antes, muy pegado a su imagen, buscando reforzar las características que desea proyectar y, en contraposición a Rajoy, evidenciar sus puntos débiles. Prueba de que esta campaña se disputará en Youtube es que al día siguiente teníamos un vídeo de réplica de los populares y a las pocas horas la contrarréplica de los socialistas.

Respecto a la red de microblogging mucho se está escribiendo sobre quien lleva la delantera atendiendo a criterios más cuantitativos que cualitativos en función de quien ha conseguido más número de seguidores en menos días sin atender a lo verdaderamente importante como son los mensajes y las relaciones que se establecen con los ciudadanos/seguidores entendidas en término de reputación e influencia. En todo caso, viendo la expectación que está generando este hecho, todo apunta a que será otra arena de combate. Esperemos que sirva para acercar a los ciudadanos a la clase política y viceversa.

En cuanto a los debates electorales, el PP no tendrá más remedio que admitirlos, a pesar del mal recuerdo de los dos anteriores con Zapatero y la temida dialéctica de Rubalcaba. Mientras que en el PSOE confían en poder remontar gracias a sus efectos, en el PP han asumido que no asistir daría una gran baza a su rival y que tienen más que perder si no lo aceptan por muy mal que se dé.

Además debemos tener en cuenta otros factores que aunque no creo que influyan demasiado en el resultado, deberemos incorporar para matizar el desenlace final. En primer lugar, será interesante analizar la influencia del movimiento 15M. Si en las elecciones locales y autonómicas ya dejaron su huella con apenas una semana en la calle, veremos cómo afecta a los dos grandes partidos contra quienes dirigen principalmente sus reivindicaciones. Ahora podremos constatar su  fuerza de movilización y en qué partidos se canaliza. En este sentido, y ante el descontento hacia el bipartidismo, veremos si otros partidos (IU, UPyD, EQUO) consiguen pescar en este río revuelto, aunque todo apunta a que será a costa del descalabro socialista.

Parece claro que, en cuanto a la situación económica, estamos más cerca de la intervención europea que de los brotes verdes, por lo que las posibles mejorías apenas traerán beneficios para el PSOE y los cambios a peor conducirían hacia el voto a los populares, por lo que a estas alturas del partido es un factor que ya ha tenido todos sus efectos.

Asimismo, parece que estamos en un cambio de ciclo político en el que ni las primeras sentencias condenatorias del Caso Gürtel puedan afectar al PP, o por lo menos, con el número de votos suficiente para que tenga efectos en términos de representación en las Cámaras.

El número de nuevos electores en las pasadas elecciones municipales respecto a las de 2007 ascendía a casi un millón de votantes. Tradicionalmente ésta ha sido una franja de población que, o no acudía a las urnas o votaba a partidos de izquierda, aunque ahora éstos jóvenes han mamado un clima sociopolítico adverso a Zapatero que no les ha ofrecido una respuesta laboral mientras que el PP, para ellos, es el partido ascendente. Parece por tanto que buena parte de los nuevos electores que se acerquen a los colegios electorales depositarán su voto al PP (aunque también son caldo de cultivo del 15M… ya veremos).

Y, por último, la clave de las elecciones estará en las grandes circunscripciones ya que en provincias pequeñas donde el reparto es 2 a 1 es prácticamente imposible cambiar ese resultado. Por tanto, Cataluña y Andalucía, bastiones socialistas, serán el escenario de batalla ya que el PSOE da por perdido Madrid.

Para finalizar, y como curiosidad, Luis Arroyo se hace eco de las trece claves que aplica Lichtman para anticipar si ganará el candidato republicano o el demócrata en Estados Unidos y que ha funcionado desde 1860 hasta hoy. Quien quiera mantenerse en el Gobierno debe cumplir siete de sus trece claves y, según éstas, debería ganar Rajoy en España…


Responses

  1. Muchas gracias por la mención y el link. ¿Veremos códigos qr -más conocidos como códigos Bidi- en la campaña general? En Estados Unidos ya los utilizaron y en algunas campañas autonómicas aquí en España también, pero en las generales aún no se han hecho notar…: http://rociocomunica.wordpress.com/2011/09/02/pon-un-bidi-en-tu-campana-politica/

  2. De nada Rocío🙂 Pues mucho me temo que su uso será testimonial. Efectivamente, ya se utilizó por algún candidato en las últimas elecciones municipales y autonómicas, pero creo que su uso todavía no está muy extendido. como comento en el post, creo que esta vez la novedad será twitter y el rápido uso de los vídeos (más allá de facebook), lo cual no quita que los equipos de campaña quieran hacer un guiño para los electores más “geeks” y atentos a la innovación. Gracias por comentar!

  3. Buen post. Un análisis muy amplio. Personalmente espero que el comienzo del cambio sea real pero hacia un cambio de sistema, no simplemente la otra cara de la misma moneda. El bipartidismo es una disfunción de la democracia orquestada por unos pocos con mucho poder e intereses pero las personas cada vez somos más críticas y tenemos medios a nuestro alcance para expresar la disconformidad.

  4. Gracias Alex. Coincido en lo que dices, pero mucho me temo que vamos a pasar del bipartidismo al monopartidismo. Si el PP obtiene mayoría absoluta, nunca un partido habrá tenido tanto poder acaparando los niveles estatal, autonómico, diputaciones y local. Y todo esto con el peor Presidente posible… Es el momento de la Política con mayúsculas, de los líderes y la crisis la va a gestionar el anti-líder😦

  5. […] raíz del post que escribí la semana pasada sobre cómo serían las estrategias que iban a adoptar Rubalcaba y Rajoy en las próximas elecciones me han entrevistado esta mañana para Radio 5 Todo Noticias de RNE en su espacio matinal “El […]

  6. […] raíz del post que escribí la semana pasada sobre cómo serían las estrategias que iban a adoptar Rubalcaba y Rajoy en las próximas elecciones me han entrevistado esta mañana para Radio 5 Todo Noticias de RNE en su espacio matinal “El […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: